¿Sabrías utilizar un desfribilador?

¿Sabrías utilizar un desfribilador?

Todas nuestras clínicas Asisa Dental son un espacio cardioprotegido, esto quiere decir que todas ellas disponen de Desfibriladores Externos Semiautomáticos (DESA).
El DESA es un aparato electrónico portátil cuya función es diagnosticar y tratar la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular (cuando el corazón tiene actividad eléctrica, pero sin efectividad mecánica) o a una taquicardia ventricular sin pulso (en que hay actividad eléctrica y en este caso el bombeo sanguíneo es ineficaz), restableciendo así un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente.

La desfibrilación se basa en la aplicación brusca y breve de una corriente eléctrica de alto voltaje para detener y revertir las arritmias cardiacas rápidas.
Estudios recientes nos dicen que en España fallecen en torno a 100 personas al día por parada cardiaca y el 80% de los casos tienen lugar fuera del ámbito hospitalario. La realización del masaje cardiaco y el uso del DESA en los 5 minutos posteriores a la parada cardiaca aumenta hasta el 90% las posibilidades de supervivencia.

Hoy en día se está llevando a cabo la instalación de estos aparatos en lugares públicos concurridos como aeropuertos, centros comerciales, centros deportivos, etc. En Asisa Dental nos hemos querido unir a esta iniciativa dotando a todas las clínicas de desfibriladores.

El uso del DESA requiere poca capacitación por parte de la persona que atiende la emergencia y puede ser utilizado fácilmente por personal no sanitario.
Todo nuestro personal de clínica se encuentra formado para la realización de la RCP (Reanimación Cardio Pulmonar) y el uso del DESA, realizando cursos de reciclaje anuales.
Para mejorar el pronóstico y la atención ante una parada cardiaca, se definen una serie de actuaciones que son vitales y forman parte de lo que se llama “cadena de supervivencia”:

1- Reconocer la parada cardiaca: ante una persona inconsciente hay que comprobar que respira y responde a estímulos. Si no lo hace, hay que avisar al 112 indicando nuestra localización exacta.

2- Iniciar el masaje cardiaco: se deben poner ambas manos en el centro del esternón del paciente y hacer compresiones hacia abajo unos 4 o 5 cm con los brazos extendidos en ángulo recto con respecto al cuerpo de la víctima. Las compresiones deben ser rítmicas, regulares y sin interrupciones, con una cadencia de 100 veces por minuto. El masaje debe mantenerse hasta que la víctima recupere el conocimiento o hasta que llegue la asistencia médica.

3- Uso del desfibrilador: todos los aparatos disponen de locuciones que nos guían en los pasos a seguir y se inician al abrir el dispositivo. Brevemente lo que deberíamos realizar seria:
– Descubrir el pecho del paciente y cerciorarse que no está húmedo, si es así secarlo previamente.
– Encender el DESA.
– Colocar los parches adhesivos guiándonos por las ilustraciones que vienen en los mismos.
– Pulsar el botón para que el desfibrilador realice el chequeo (importante en este momento no tocar al paciente)
– Si es DESA detecta la necesidad de aplicar la descarga eléctrica, presionar el botón de descarga.

4- Llegada de la atención sanitaria especializada.

En nuestras clínicas Asisa Dental te sentirás cardioprotegido.